Fran Pintadera y Loreto Aroca, autor e ilustradora del XIV Premio de Poesía “Luna de Aire”

Editado por SM, Retrato de la familia Pinzón ha sido presentado durante el acto de entrega del premio.

Dice Fran Pintadera que nació en una isla, de ahí que, desde pequeño, le guste tanto mirar al mar, y que también desde pequeño le apasiona la poesía. Hoy esa pasión poética (la primera poesía que escribió, cuenta, fue para pedir perdón a sus padres por raparse la cabeza) le ha convertido en el decimocuarto poeta en alzarse con el Premio de Poesía Infantil “Luna de Aire”, que convoca el CEPLI con la colaboración del Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Cultura y Deporte, y que edita SM.

La idea de la familia Pinzón surge, nos cuenta el autor, tras observar a una niña que estaba enfadadísima con sus padres:

La vi cruzar los brazos de tal manera que empecé a fantasear con situaciones que podrían darse de quedarse así para siempre. La pobre no podría jugar al baloncesto, ni dar abrazos, ni espantar a las avispas que quisieran picarle. Me resultó muy cómica la manera en que nos complicamos la existencia por mantener nuestra postura o nuestros trajes. Pensé en escribir un cuento, una especie de hipérbole de esta situación pero, de pronto, a la niña le nació un hermano. Poco a poco se fueron presentando todos los miembros de la familia en el papel, cada uno con sus particularidades. Darles un hogar en forma de poemario se convirtió en una tarea inevitable. 

Y esa familia le trajo la reconfortante recompensa del premio Luna de Aire, que conocía desde su época de estudiante de Psicopedagogía en nuestro campus y su cercanía al CEPLI.

Recibir un premio como este siempre es algo único. Cuando me dieron la noticia telefónicamente, y tras salir del aturdimiento inicial, di un grito de alegría, aún con el teléfono en la mano. Hay que alegrarse de las buenas noticias y esta era una estupenda. Es realmente complicado que tu poemario destaque entre más de 170 propuestas. Para mí ha sido un empujón, una voz amiga que te dice “vamos, sigue soñando, que parece que es posible”.

Aunque en los últimos años se están editando buenos libros de poesía infantil en castellano, esta sigue siendo muy minoritaria entre la enorme producción de literatura para niños y jóvenes. Nuestro premio de poesía busca de sus comienzos potenciar la presencia de estos textos para los más pequeños. Fran nos cuenta sus reflexiones como escritor, narrador y, también, poeta, sobre este género tan valorado por el público infantil:

La poesía infantil actual goza de buena salud, otra cuestión sería hablar del mercado. Yo me quedo con la parte que me toca: hacer y contar buena poesía. En la oralidad la poesía se siente muy cómoda. Uno puede comprobar el placer que le produce a los niños escuchar versos que hablen su idioma. En la forma escrita considero que los autores debemos hacer un esfuerzo extra. Tenemos que escribir libros de poemas que inviten a que el lector lo relea cientos de veces, que para eso es lo poesía. Creo que tenemos un compromiso con un género que no es especialmente mediático, y , en ocasiones, no recibe todo el apoyo que merece. Lo que el mercado le quita a la poesía se lo debe poner el autor. No hay mejor publicidad para un género que crear productos de calidad y, por tanto, lectores fieles.

Loreto Aroca nació en Palma de Mallorca, pero desde hace tres años vive en la capital conquense, donde realiza estudios en la Facultad de Bellas Artes de la UCLM, tras haber realizado los estudios de Ilustración en la Escuela Superior de Diseño de las Islas Baleares. Aunque su trabajo se centra sobre todo en la línea del cómic, fue la elegida entre varios candidatos propuestos para editar el libro premiado en este año. La familia Pinzón sería, por tanto, su primera publicación editorial.

 

 

Cuando finalmente supe que había sido elegida me hizo muchísima ilusión poder formar parte de este proyecto y tener la oportunidad de publicar por primera vez.

 

De toda la familia (padre, madre, hermano y hermana), hay un personaje que la trajo especialmente de cabeza…

… el papá “Cerilla”. Al ser un personaje que durante prácticamente todo el libro aparece enfadado tenía que lograr un diseño que me permitiera mostrar una cara más amable, un contrapunto respecto al “papá gruñón” en aquellos puntos de libro en los que se le muestra tranquilo.

Pero no solo ha sido su debut editorial, también la primera experiencia en ilustración infantil, en la que solo había experimentado por motivos académicos.

He disfrutado trabajando con un estilo más desenfadado respecto a lo que estoy acostumbrada. Sin duda quiero seguir investigando y profundizando dentro de la línea infantil.

Retrato de la familia Pinzón se encuentra ya a la venta, publicado por la Editorial SM, y le deseamos un largo recorrido de lecturas, encuentros con otras familias y muchas, muchas ventas.  Desde el CEPLI, nuestro agradecimiento al Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Cultura y Deporte de la Universidad de Castilla-La Mancha por su apoyo a este premio, a la editorial SM, a todos los participantes en la convocatoria de cada año y a todos los que, desde cualquier ámbito, lo hacen posible. ¡Y enhorabuena a Fran y a Loreto por su trabajo!

2017-06-09T17:58:03+00:00 junio 9th, 2017|Noticias|Sin comentarios